Lado B

Dos medicamentos para la artritis reducirían las tasas de muerte entre pacientes con COVID-19 más grave

El tratamiento de los pacientes con COVID-19 en estado crítico con los fármacos para la artritis Actemra de Roche o Kevzara de Sanofi mejora significativamente las tasas de supervivencia y reduce la cantidad de tiempo que los pacientes necesitan cuidados intensivos, según un estudio publicado el jueves.

Los hallazgos, aún no revisados por pares pero publicados en línea en el sitio web medRxiv, mostraron que los inmunosupresores Actemra, también conocido como tocilizumab, y Kevzara, también conocido como sarilumabredujeron las tasas de muerte en 8,5 puntos porcentuales entre los pacientes hospitalizados y gravemente enfermos con COVID.

Eso significaría que por cada 12 pacientes tratados con uno de los dos medicamentos, se salvaría una vida extra, dijo Anthony Gordon, profesor de anestesia y cuidados intensivos del Imperial College de Londres, quien codirigió el estudio.

Los datos aumentarán la confianza en que algunos medicamentos existentes podrían reutilizarse para ayudar a contener una pandemia que ha matado a más de 1,87 millones de personas y ha aplastado las economías mundiales.
Tocilizumab, uno de los dos medicamentos probados en el estudio internacional REUTERS/Pascal RossignolTocilizumab, uno de los dos medicamentos probados en el estudio internacional REUTERS/Pascal Rossignol

También se produce cuando los países luchan por contener dos variantes del virus indetificadas en Sudáfrica y Gran Bretaña, que son más transmisibles y han provocado un aumento de las infecciones.

Los datos, de alrededor de 800 pacientes con COVID-19 gravemente enfermos que participaron en un estudio internacional conocido como ensayo REMAP-CAP mostraron que los dos fármacos redujeron las tasas de mortalidad: de 35,8% en un grupo de control a 27,3% entre los pacientes que recibieron tocilizumab o sarilumab.

Los resultados también mostraron que, en promedio, los pacientes tratados con Actemra o Kevzara se recuperaron más rápidamente y pudieron ser dados de alta de las unidades de cuidados intensivos alrededor de 7 a 10 días antes que aquellos que no recibieron estos medicamentos, dijo Gordon.

Los datos, de alrededor de 800 pacientes con COVID-19 gravemente enfermos que participaron en un estudio internacional conocido como ensayo REMAP-CAP mostraron que los dos fármacos redujeron las tasas de mortalidad REUTERS/Angela PonceLos datos, de alrededor de 800 pacientes con COVID-19 gravemente enfermos que participaron en un estudio internacional conocido como ensayo REMAP-CAP mostraron que los dos fármacos redujeron las tasas de mortalidad REUTERS/Angela Ponce

Hasta ahora, los resultados para Actemra y Kevzara, ambos un tipo de fármaco conocido como antagonista del receptor de IL-6, en ensayos de tratamiento en pacientes con COVID-19 han sido dispares.

Roche indicó también ese mes que Actemra ayudó a reducir la necesidad de respiradores en pacientes hospitalizados con COVID-19, aunque el fármaco fracasó en un estudio separado de pacientes hospitalizados con neumonía grave relacionada con COVID-19.

“Una diferencia crucial puede ser que en nuestro estudio, los pacientes críticamente enfermos se inscribieron dentro de las 24 horas posteriores al inicio del soporte orgánico”, dijo. “Esto destaca una posible ventana temprana para el tratamiento en la que los pacientes más enfermos pueden obtener el mayor beneficio del tratamiento de modulación inmunitaria”.

Deja una respuesta